Pages Menu
TwitterFacebook
Categorías de menú

Cómo actúa

 

MEDIOS QUE ACTÚAN CON PRODUCCIÓN DE CAMPOS MAGNÉTICOS

Desde la antigüedad se conocen lo efectos de los imanes naturales, y ya entonces se experimentaba su uso en la medicina. En realidad, solo durante las últimas décadas se han emprendido estudios sistemáticos de los fenómenos vinculados a la interacción entre los campos magnéticos y los tejidos biológicos, y se ha buscado un enfoque biofísico adecuado para el problema.
En los países occidentales se han formado dos escuelas, una americana y una europea, que se rigen por metodologías diferentes.
El sistema americano (estudiado por el profesor A.Bassett de la Universidad de Columbia) emplea impulsos magnéticos para obtener fuerzas electromotrices inducidas cerca de segmentos óseos que presentan fractura.
Los inductores deben posicionarse de manera que haya una suma de efectos entre el componente piezoeléctrico característico del hueso y las corrientes inducidas.
En definitiva, se provoca una especie de electroterapia profunda que se obtiene sin introducir agujas o electrodos, como lo habían pregonado ya algunos autores franceses, que puede actuar, en concreto, en los casos de pseudoartrosis.
El sistema europeo emplea en cambio campos magnéticos como tales, aprovechando la concatenación entre la línea de fuerza del campo magnético externo y las de los componentes microscópicos, internos en las estructuras biológicas, tanto a nivel iónico como celular.

 

 

EQUIPOS

Aparte los propuestos por Bassett, que tienen una indicación específica (retardos de consolidación, pseudoartrosis) y que cuentan con un amplio respaldo científico y clínico, aún suscitando perplejidad en cuanto a las modalidades terapéuticas (aplicaciones de 8 horas diarias durante por lo menos 5 meses), nos interesan principalmente los equipos más comunes en nuestro país.
Sin considerar los imanes permanentes (fijados en brazaletes o bajo forma de bandas adhesivas que pueden comprarse en los grandes almacenes), que no tienen ninguna base experimental ni clínica, tenemos actualmente a disposición dos tipos de aparatos:
■ Aparatos productores de campos magnéticos de baja frecuencia, inducidos por corrientes de tipo sinusoidal o impulsado.
■ Aparatos de electromagnetoterapia de alta frecuencia.
Son varias las formas (electrodos de contacto, bobinas fijas y móviles, tarjetas preconfiguradas, etc.) y diversas las teorías sobre los mecanismos de acción (orientación molecular, modificaciones de la permeabilidad molecular,etc.). Basándonos en nuestra experiencia clínica y en la de otras escuelas, así como en algunas investigaciones experimentales de Marinozzi y col., podemos bosquejar las indicaciones actuales:
■ Osteoporosis,
■ Coxartrosis,
■ Herpes zoster,
■ Espondiloartritis anquilopoyética,
■ Edemas postraumáticos,
■Psoriasis,
■ Úlceras de decúbito,
■ Bronconeumopatías crónicas,
■ Neuropatías periféricas.

El tiempo de aplicación, por lo general, no debe ser de menos de 30′ hasta llegar incluso a duraciones muy prolongadas.
Las contraindicaciones se limitan a los portadores de marcapasos y a las extravasaciones hemáticas.
El uso de esta terapia no se recomienda a las mujeres en embarazo,ni  a los portadores de prótesis eléctricas y/o acústicas.
La magnetoterapia es una forma de fisioterapia que usa la energía electromagnética, estimulando la regeneración de los tejidos.

APLICACIONES TÍPICAS

■ La rehabilitación de fracturas óseas.
■ La cura de úlceras cutáneas de origen vascular (en los diabéticos) o de decúbito.
■ La recuperación anatómica y funcional de nervios lesionados.
■ La reducción de cicatrices cutáneas desfigurantes.
■ Potencia las defensas del organismo con la repolarización eléctrica de las células.
■ Produce una acción antiestrés, regenera las células lesionadas mejorando la cinética enzimática y repolarizando las membranas celulares.
■ Se han detectado efectos extraordinarios de la magnetoterapia en el tratamiento de contusiones, esguinces articulares y en todos los traumas musculoarticulares.
■ La magnetoterapia, al actuar en los radicales libres, en los oligoelementos y en las sustancias ferromagnéticas del ambiente intracelular, resulta ser de importancia fundamental para el equilibrio homeostático de la célula.
■ Actividad antiinflamatoria.
■ Efecto proliferativo fisiológico.
■ Estimulación del sistema reticuloendotelial.
■ Reología del flujo capilar mejorada.
■ Activación de los procesos enzimáticos.
■ Activación de los intercambios metabólicos y de las funciones de la membrana celular.
La magnetoterapia promueve una aceleración de todos los fenómenos reparadores con neta acción biorregeneradora, antiinflamatoria, antiedema, analgésica sin efectos secundarios.

La célula está encerrada en una membrana que:
■ Regula las relaciones entre los compartimientos,
■ Regula los intercambios,
■ Se adhiere a otras células,
■ Es el sitio de la especificidad inmunológica,
■ Participa en los movimientos y en la división (mitosis),
■Reacciona a los estímulos mecánicos, químicos y eléctricos.

La membrana protege la célula y regula las funciones de absorción, excreción y reconocimiento celular; hace posible la selectividad en cuanto a la permeabilidad y la difusibilidad; con las enzimas de superficie participa en los procesos metabólicos.

La magnetoterapia tiene la capacidad de afectar los diferentes
procesos que regulan las funciones vitales de la membrana celular, que controlan lo que se introduce en la célula y que producen sustancias aptas para combatir todo lo que resulte no compatible.

El efecto de los campos magnéticos en los organismos se desarolla a nivel de regulación neurovegetativa y metabólica celular. Los biopolímeros y las membranas celulares son prácticamente “bacterias minúsculas” de las cuales ha sido posible medir la tensión suministrada; para mayor precisión en las células nerviosas sanas se mide entre el núcleo interno y la membrana externa una diferencia de potencial de 90 milivoltios,
mientras que en las demás células esta tensión está alrededor de los 70 milivoltios.

 CÓMO ACTÚA LA MAGNETOTERAPIA

Cuando la tensión dentro de las células tiende a descargarse, el organismo advierte las consecuencias bajo forma de procesos inflamatorios, dolores en los huesos, en las articulaciones, en la espalda, heridas que no se cierran. Cuando estas células se enferman, debido a una infección, a un trauma o a cualquier otra causa, pierden su reserva de energía, y por tanto una célula que sana presentaría una tensión de 70 milivoltios, al enfermarse mide solo 50/55 milivoltios; cuando esta tensión baja a menos de 40 milivoltios se presenta la necrosis, es decir, la muerte de la célula. El objetivo de la magnetoterapia es recargar y regenerar las células que han perdido la energía vital.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies